Alan García saca cuerpo, se lava las manos y se victimiza, “Yo respondo por mí”, señala al comentar casos de Luis Nava y Jorge Cuba, acusados de irregularidades.

Quienes conocen a Alan García saben que le gusta tener todo bajo control y no permite que se tome ninguna decisión sin que se le consulte y es más estricto aún cuando se trata de algo que lo puede comprometer. Por ello resulta poco creíble cuando dice que no sabía nada del accionar de sus principales colaboradores cuando se les involucra con algunos ilícitos en su gobierno.

Así lo han manifestado Luis Alberto Salgado (exdirigente aprista) y los excongresistas Fernando Olivera y Sergio Tejada, quienes a través de sus investigaciones han seguido no solo el accionar político de García, sino que han recogido testimonios de excolaboradores y exdirigentes apristas que les han permitido tener una idea clara del perfil del exmandatario.

De lo investigado también tienen claro que García no solo es un maniático para saber todo lo que hacen sus colaboradores, sino que no muestra reparos para responsabilizar a otros para no verse involucrado y por ello es que no tiene reparos en lavarse las manos y dejar que quienes lo respaldaron asuman culpas ajenas.

CHAU NAVA
Ayer García volvió a demostrar que puede pasar por encima de cualquiera para librarse de las acusaciones en su contra. Esta vez marcó distancia con Luis Nava Guibert, quien fue su hombre de confianza y secretario general de la Presidencia de la República durante su gobierno y en ese periodo fundó la empresa Transportes Don Reyna, la cual fue subcontratista de Odebrecht, por lo que viene siendo investigado.

También pretendió demostrar que no tiene nada que ver con el accionar de su viceministro de Transportes Jorge Cuba, quien está preso por presuntamente haber recibido coimas de Odebrecht. Es decir, García pretende hacer creer que no sabía lo que pasaba en su entorno y, pese a que se reunió más de 30 veces con Jorge Barata, nunca se enteró que le pagaban coimas a su viceministro.

“Cualquier responsabilidad penal es absolutamente personal. Si hay algún funcionario, como ha sido el viceministro de Transportes (Cuba) que ha recibido cientos de miles de dólares de Odebrecht, tiene que ir a la cárcel pero tiene que responder él. Yo respondo por mí, no me meta papas con camotes”, anotó.

CHINGUEL
Antes tuvo un accionar similar con Facundo Chinguel, quien está en prisión por el caso de los narcoindultos. En su calidad de presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales, Chinguel era quien se encargaba de armar los expedientes para los indultos que eran revisados minuciosamente y firmados por Alan García (según su propia confesión).

Sin embargo, a la hora de afrontar la acusación judicial, Chinguel evitó implicar a García, quien a su vez aprovechó su condición de expresidente para evitar ser procesado (sin antejuicio previo) y cuando la Megacomisión lo investigó y acusó, recurrió a argucias legales para evitar que la acusación de Tejada sea tomada en cuenta por el Ministerio Público. Una vez más, García se libró de la justicia sin ser siquiera investigado.

MANTILLA
Un caso parecido ocurrió con Agustín Mantilla, quien recibió 30 mil dólares de Vladimiro Montesinos para la campaña presidencial de Alan García el 2001. Cuando el caso se hizo público, Mantilla prácticamente se inmoló y guardó silencio. Prefirió irse a prisión por seis años antes de delatar a García.

Solo después que salió de prisión y poco antes de morir, confesó que el dinero que recibió fue para la campaña del partido. “Ese dinero no fue para mí”, manifestó, entendiéndose que se destinó a la campaña que manejaba directamente García Pérez, pues no había sol que ingrese al Apra en campaña sin su conocimiento.

El mismo criterio se utiliza para el dinero que presuntamente entregó Marcelo Odebrecht, a través de Jorge Barata, para la campaña del 2011, cuando por un corto período de tiempo Mercedes Aráoz fue la candidata aprista. Los aportes y donaciones ingresaban directamente al partido que era manejado por Alan García.

VUELVE EL EGO
Ayer García siguió en su campaña para tratar de desmarcarse de los aportes de Odebrecht y el pago de sobornos a cambio de la entrega de millonarias obras. Cuando fue consultado por la investigación fiscal por el presunto delito de lavado de activos que afronta junto a su exesposa Pilar Nores por el caso Odebrecht, aseguró que no nació para ladrón.

“Tengo paciencia, constancia, las manos y la conciencia limpias. A otros los agarraron con US$20 millones (en referencia al exmandatario Alejandro Toledo), US$3 millones (en referencia al expresidente Ollanta Humala) y con agendas (ex primera dama Nadine Heredia). Yo no tengo nada que ver con dinero ilícito”, manifestó.

Consultado sobre la donación que recibió Pilar Nores de la constructora Odebrecht para la ONG Institución de Trabajo y Familia, explicó que muchas empresas colaboraron, entre ellas Odebrecht, quien llegó públicamente con un cheque de US$20 mil dólares para obras sociales. “Eso no tiene nada que ver con los millones de Toledo o Humala. Eso es maldad. No hubo ningún beneficio de lucro”, señaló, tratando de mezclar los casos.

Cuando tiene los micros de los reporteros enfrente García se transforma y entonces vuelve a relucir el ego colosal, al que alude para decir que no recibe centavos. “Es condenable que en su desesperación por encontrarme algo, que no me encuentran porque yo no nací para ladrón como algunos sino para la gloria de poder construir para la patria un camino mejor. Eso no lo entienden los que no tienen partido ni ideología”, argumentó.

COLLIQUE
Alan García se pronunció ayer después de declarar ante la Primera Fiscalía Provincial Corporativa Anticorrupción, a donde fue citado como testigo en el caso de la construcción de viviendas en Collique durante su segundo gobierno.

En este caso, el demandante es el general en retiro Fernando Levano Castillo, quien acusó al expresidente de vender los terrenos del aeródromo de Collique a intereses inmobiliarios chilenos entre el 2008 y el 2010 y con una subvaluación del predio superior a 175 millones de dólares.

El exmandatario se mostró sorprendido por esta citación y considera que se trata de una discusión de derecho civil y no criminal o penal. “Yo no estoy haciendo concursos o iniciativas, para eso está el Ministerio (de Defensa) y ProInversión”, apuntó.

Refirió que no tiene nada de qué reprocharse y que está limpio, pese a que se le amplió la investigación por presunto lavado de activos en su segundo gobierno. “He publicado todos mis ingresos y se los voy a entregar (le dio un librito a un periodista). Están todos mis ingresos y mi único bien. Creo que ningún político lo ha hecho. (…) No tengo nada de qué reprocharme y al lado de otros presidentes vendidos yo me considero limpio”, precisó.

SE VICTIMIZA
García no perdió la ocasión para tratar de victimizarse, asegurando que esta clase de acusaciones vienen de parte de personas que piensan que quiere mantenerse en política y por eso buscan criminalizarlo y liquidarlo. “Como si las cosas fueran muy bien cuando me criminalizan y según se ve no van muy bien”, indicó.

Dijo que “si hay embotellamiento en la Vía Expresa y se investiga, me llaman a declarar porque hay que mantenerme declarando. Yo tengo paciencia y las manos y la conciencia limpias. A otros los agarraron con 20 millones, con 3 millones, con agendas. Nadie nunca ha dicho ni podrá decir que yo tenga que ver con algo de dinero”.

LOS PERSONAJES GARCÍA

Sergio Siragusa

Sergio Siragusa, empresario italiano que confesó ante fiscal que personalmente pagó coima de U$ 200 mil en efectivo y U$ 840 mil a una cuenta a García en su primer gobierno.

Pedro Cateriano

Pedro Cateriano escribió el libro “El Caso García” (1994) en el que detalla los casos de corrupción que implican al expresidente. García nunca desmintió las acusaciones.

Fernando Olivera

Fernando Olivera investigó a García y le dijo los delitos que cometió en su primer gobierno y por los que no respondió ante la justicia. Fue en el último debate electoral.

Agustín Mantilla

Agustín Mantilla recibió dinero de Montesinos para la campaña electoral de Alan García el 2001, pero no lo delató ante la justicia y tuvo que pasar seis años en prisión.

Facundo ChingUel

Facundo ChingUel fue quien armaba los expedientes para los narcoindultos que eran revisados y firmados por García. Igual que Mantilla, se negó a confesar y actualmente está preso.

Jorge Cuba

Jorge Cuba, exviceministro de García está preso por recibir coimas de Odebrecht; sin embargo, quienes decidían eran el ministro del MTC (Cornejo) y el presidente (García).

Sergio Tejada

Sergio Tejada tuvo a su cargo la Megacomisión que detectó graves irregularidades en el segundo gobierno aprista. García utilizó a sus fiscales para evitar que se le investigue.

Juan Pari

Juan Pari, extitular de la Comisión Lava Jato en el Congreso anterior, encontró serios indicios de la corrupción de García con las empresas brasileñas.

ALGO MÁS
Al igual que Fujimori negó conocer las actividades de su socio Vladimiro Montesinos, ahora García Pérez dice desconocer las irregularidades que cometían sus más cercanos colaboradores.

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*