El Gobierno y el Grupo México  Southern (GM-S) salieron a plantear  una “Pausa”, de dos meses. El GM-S había lanzado en marzo 2015 su campaña contra los “terroristas antimineros” que “impedían el Proyecto Tía María (PTM)”, punto de partida de su actual ofensiva. Ocultan su Pacto lobista.

La empresa GM-S  ya ha comprometido fondos en Perú para el financiamiento con los Bancos y sus AFP, para sacar adelante el proyecto minero Tía María, ofreciendo tasas de interés a favor del poder bancario (y no ciertamente de los pensionistas). Incluso en el Directorio los representa Miguel Palomino.  Al mes del actual conflicto, como señaló el congresista García Belaunde y no fue desmentido en el Congreso por Cateriano, la empresa GM-S emite bonos, avalados por el Gobierno.  Para Tía María, emite por 1,500 millones de dólares a 30 años con una tasa de 5,8%. Para otros proyectos, emite US$ 500 millones a tasas de 3,6%. La empresa GM-S prometió a los bonistas que esto significa un aumento del 82% de la producción de Southern, con utilidades inmensamente grandes y avaladas por el Estado.

Este poder lobista financiero, en complicidad con el gobierno y la prensa concentrada, ocultan su acuerdo financiero,  y lanzan la campaña contra el supuesto “terrorismo antiminero” que “ahuyenta las inversiones”. Buscan imponer ahora el PTM, para asustar con la publicidad  que se ahuyenta la inversión, mientras realmente acaban de pactar el loby para financiarla. Se lanza así desde la Presidencia la Pausa Mentirosa, para destruir el principal valle agrícola, de pequeña y mediana propiedades,  de la costa sur del Perú.

El 2009 la empresa GM-S, presentó el primer EIA, el que buscaron imponer sin consulta. Tras 138 Observaciones de la UNOPS, tres muertos, y decenas de heridos, es declarado inadmisible. El 2013, la empresa GM-S presenta el segundo EIA. Realiza una audiencia con extraños y 1,800 policías. Dura 30 minutos y una hora de preguntas. En agosto 2014, bajo Senace (influido por la actual Ministra MEM), se  aprueba el EIA-2, sin que se haya levantado las observaciones de UNOPS. La única novedad del IEA-2 es la planta para desalinizar el agua de mar. Pero este no es el problema fundamental.

UNOPS señala que el Proyecto Tía María pone el altísimo riesgo de destrucción el conjunto del valle agrícola. Tres asuntos básicos, no los únicos.  Primero, los dos Tajos (Tía María y la Tapada) llegan bajo el nivel del río, y el agua subterránea, más el drenaje de ácido de  roca, contaminarán el río Tambo. Segundo, los inmensos desmontes de la apertura de los dos Tajos se disponen sobre una quebrada que incide directamente sobre el poblado de Cocachacra y el río Tambo. Tercero, se va a generar humos, residuos y polvos que afectan la producción agrícola. La  Desalinización y la Represa, no solucionan estos problemas estructurales. La única solución es relocalizar el proyecto en otra zona, posible pues toda el área Sur de Perú/norte de Chile tiene el 50 % de las reservas mundiales de cobre.

 

– See more at: ht10502121_1014512498562001_674306789641038873_n

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!