ASESINOS DE WILLAMS ANDAN SUELTOS, Carumeños molestos con la infructífera chamba de fiscales y policías lentejas.

A más de 68.2-william-594x6000 días de su secuestro y robo, las autoridades fiscales y policiales no logran identificar, ubicar y capturar a los criminales que acabaron con la vida del transportista carumeño Williams Royser Pacheco Ríos (41), cuyo cadáver fue hallado la tarde del miércoles 12 de noviembre en las faldas del cerro Trapiche.

Las investigaciones aparentemente superficiales y muy pobres en eficacia, tampoco establecen el destino que corrió el camión en el que desapareció el infortunado hombre del volante el funesto jueves 23 de octubre de 2014.

ALGUNAS PISTAS

Lo que trascendió en los predios mediáticos, se resume en seis puntos: A) Que lo vieron por última vez cuando dos sujetos tomaron sus servicios el 23 de octubre. B) Gracias a una llamada anónima, el cadáver fue hallado el miércoles 13 de noviembre en las faldas del cerro Trapiche. C) El estado de descomposición, indica que Williams habría muerto 20 a 25 días antes del hallazgo. D) La víctima se defendió de los asesinos, pero fue golpeado en la cabeza y luego prácticamente degollado. E) Que murió desangrado (shock hipovolémico).F) Que los médicos legistas hallaron restos debajo de las uñas. G) Le tomaron huellas necrodactilares y el odontograma.

MUCHO MISTERIO

En acontecimientos criminales de similar (o parecida) naturaleza, los representantes del Ministerio Público tenían el hábito de informar a través de notas de prensa, revelando textual y fotográficamente detalles elementales sobre el levantamiento del cadáver e incluso la necropsia.

Sin embargo, por razones aún no expuestas, el alevoso homicidio de Williams viene siendo manejado herméticamente por fiscales penales y policías de investigación criminal, sin haberse generado ningún comunicado (ni nota periodística) a través del Área de Imagen y Relaciones Públicas conducida por profesionales del periodismo y la comunicación social.

La inusitada reserva del caso, no sólo acrecienta el dolor y la preocupación de los atribulados familiares del difunto, sino abona el escenario de las especulaciones populares, algunas con cierto sentido lógico y otras antojadizas e irracionales.

DATOS DEL CARRO

Según la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (SUNARP), el vehículo que fue su mejor herramienta de trabajo, cuyos servicios habrían sido tomados por última vez el 23 de octubre, tiene las siguientes características:

Placa: Z1P907. Número de Serie: FE85PGU10382. Nº Vin: JLBFE85PGAKU10382. Número de Motor: 4D34M60402: Color: Blanco, rojo y verde. Marca: Mitsubishi Fuso. Modelo: Canter Turbo. Propietario: Pacheco Ríos, Willams Royser. Sede: Tacna.

ÚLTIMO ADIÓS

Los restos de Willams Royser, fueron sepultados la tarde del sábado 14 de noviembre de 2014 en el Cementerio Municipal de Carumas, bajo un desgarrador clima de dolor y llanto de padres, hermanos, esposa, hijo, familiares, compañeros de trabajo y amigos.

Acompañaron al féretro autoridades distritales y la población en general, conformando una gigante masa humana sin mayores precedentes en el distrito; todos implorando que las autoridades impongan todo el peso de la ley penal contra los autores del cruel homicidio.

MEMORIAL

Mediante memorial dirigido a las autoridades del Ministerio del Interior, Poder Judicial, Ministerio Publico y Policía, los pobladores del distrito de Carumas, pidieron ejemplar sanción para los asesinos

“Así como este caso, en Carumas existen desapariciones y asesinatos que permanecen en la impunidad. No esperemos que el pueblo tome medidas radicales haciendo justicia por sus propias manos. ¡Exigimos justicia, orden y tranquilidad social, porque la persona humana es el fin supremo del Estado!”, señala uno de los puntos relevantes del documento.

DATOS FAMILIARES

Willams, quien deja esposa e hijo huérfano de padre, es el tercero de siete hermanos: Maximiliana, Jorge, Haydee, Gumersinda, Rogelio y Sarita, hijos de Francisco Pacheco y Jesusa Ríos Cerrato, ambos naturales de la comunidad campesina de Ataspaya, distrito de Carumas.

¿QUÉ SE ESPERA?

Que, los policías, formados para garantizar el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y privado, prevenir, investigar y combatir la delincuencia, demuestren eficacia y profesionalismo.

Que, los fiscales (defensores de la legalidad, de la sociedad y de la familia; titulares de la acción penal y persecutores del delito),descubran quiénes, cuántos, con qué, dónde y cómo perpetraron el crimen.

Qué los jueces (investidos de la potestad jurisdiccional para aplicar la ley penal y las normas jurídicas), con celeridad, independencia y objetividad, condenen y encarcelen a los facinerosos que secuestraron, robaron y dieron cruel muerte a Pacheco Ríos.

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*