Dos pescadores retenidos escaparon de Chile, dos pescadores artesanales que se encontraban retenidos en el vecino país de Chile, por orden de la Capitanía del Puerto de Arica, junto a otros siete pescadores y embarcaciones; fugaron ayer miércoles con dirección al Perú a través de la frontera con Bolivia. Se trata de Amir Cruz Laurente y Juan Chura, tripulantes de la embarcación “Locumba II”, quienes tras perder toda esperanza de ser liberados con apoyo del gobierno peruano, decidieron regresar por sus propios medios

A través del hilo telefónico desde Bolivia, Amir Cruz Laurente, narró ayer a Correo que la travesía por su libertad empezó la noche del martes por la frontera chilena boliviana, para lo cual tuvieron que caminar varios kilómetros. Una vez en el país altiplánico se dirigieron a La Paz y luego a Desaguadero, muy cerca a la frontera con Perú.

 

 

Ambos hombres de mar la tarde de ayer se enrumbaron desde Desaguadero vía terrestre hacia su natal Ilo, ciudad en la cual estarán llegando hoy jueves por la mañana para ser recibidos por sus familiares y seres queridos.

 

Cabe mencionar que mientras permanecían en Chile, eran albergados en el Colegio Integrado Eduardo Freire, muy cerca al centro de la ciudad y al muelle de Arica, donde solo podían realizar “cachuelos” para ganar un poco de dinero para alimentarse.

 

Hace unos días sus familiares hicieron una conferencia para revelar que su situación económica era insostenible al no contar con el apoyo de sus esposos y padres.

 

 

La semana pasada luego del fallo de La Haya, Amir Cruz se quejó que las autoridades peruanas se habían olvidado de ellos, ya que seguían retenidos. “Se olvidaron de nosotros, solo se acordaron y nos entrevistaron en los días previos al fallo, pero no nos dieron soluciones, todo sigue igual, seguimos aquí, sentimos que se aprovecharon por la coyuntura del fallo”, señaló. Acusó en ese momento que estaba agotando todas las posibilidades y trámites para salir de Chile junto con sus colegas.

 

Cruz como tripulante de “Locumba II”, no podía salir por orden de la Capitanía de Arica. Realizaba el mantenimiento de su lancha. Le habían impuesto una multa de 70 mil soles.muelledearica

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*