Exalcalde provincial de Moquegua, Edmundo Coayla Olivera pasó a la lista de los prófugos de la justicia.

El juez unipersonal Erwin Rodríguez Barreda dio en la víspera la lectura completa a la sentencia en su contra.

En ésta reiteró la condena de 5 años y 6 meses de prisión efectiva para el exburgomaestre por el delito de peculado por apropiación. 

Fue hallado culpable de avalar irregularidades en la ejecución de la carretera Chilligua-Carumas, que impulsó por contrata en su periodo (2007-2009).

Por el mismo tiempo también están condenados el exsupervisor Bratson Meléndez Álvarez y el exinspector Octavio Diez Canseco.

Mientras para el exsubgerente de Estudios, Luis Murillo Pamo, se dio 4 años de cárcel por el delito de falsedad genérica. 

Al igual que la exautoridad edil, los exfuncionarios también están no habidosy pesa para ellos orden de captura a nivel nacional. A todos ellos se les encontróresponsables de favorecer al Consorcio Nuevo Mundo. 

A esta empresa se le adjudicó y encargó asfaltar esta obra vial por un valor 11 millones 582 mil 243 soles. Durante su ejecución incurrieron en una serie de anomalías que provocaron un perjuicio económico por el orden de los 4 millones 228 mil 645.42 soles.

Uno de los principales sustentos del juez para condenar a Coayla es que lo halló responsable de incumplir su deber de cautelar el buen uso de los recursos del Estado.

Detalla que el exalcalde originó se suscriba un convenio específico para la supervisión de la obra con la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). A esta entidad, el municipio le desembolsó 185 mil 310 soles, cuando este pago le correspondía hacerlo a la empresa.

Asimismo, el fiscal Anticorrupción, Emilio Salas, quien estuvo a cargo de las investigaciones, detectó que toda la obra se hizo con dinero de la comuna. 

De acuerdo a las normas de Consucode de ese tiempo, el municipio y la contratista crearon una cuenta mancomunada. En el contrato estaba fijado que apenas el municipio daba el adelanto la empresa de igual modo debía de depositar su dinero para avanzar la obra. Es decir una vez concluían los tramos recién la institución edil debía cancelar. 

Sin embargo, la contratista nunca cumplió con ello y pese a eso, no se le cobró la carta fianza y tampoco se le resolvió el contrato. Asimismo, los peritajes realizados por profesionales durante el proceso de indagación revelaron que se modificó el expediente técnico para colocar carpeta asfáltica de menor espesor de lo establecido. Pavimentó con apenas 5,4 centímetros (cm) de grosor de los 7,5 cm que se tenía que poner en la vía. Además, se descubrió que de los 33 kilómetros (km) que debía de pavimentarse solo se hicieron 31 km, dejando sin ejecutar 2 km.

Según la resolución de sentencia Nro. 56, todo esto permitió a Nuevo Mundo apropiarse de dinero del municipio. Por ello, su representante legal, Ricardo Pino Trinidad, también está sentenciado a 5 años de cárcel por ser cómplice primario.

A la vez, el juez inhabilitó a todos ellos para ocupar cargo público o tener empleo en una institución estatal, por dos años, así sea por elección popular. La sentencia será apelada, anunciaron los abogados defensores.    

Están con reserva de condena

En este caso también están implicados los exfuncionarios Hamilton Flores y Ricardo Nicho.

Respecto a ellos, el juez Rodríguez se reservó dictar la condena debido a que no participaron en las audiencias de juicio oral desde setiembre de 2013.

Desde ese año, ambos están prófugos al haber sido sentenciados a 5 años de cárcel efectiva por el delito de colusión simple por irregularidades en la licitación del proyecto “Mejoramiento y ampliación del mercado Central”.

En este hecho, el exalcalde Coayla Olivera también fue sentenciado en primera instancia por el mismo magistrado a 6 años de cárcel. Pero en la Sala de Apelaciones fue absuelto.

 YOYO

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*