Gestión de Gobernador Regional de Moquegua es denunciada por obstrucción en su labor de fiscalización a consejeros en la sede institucional.

Pese a que el Reglamento Interno del Consejo Regional faculta a los consejeros a cumplir su labor de fiscalización y que esta no puede ser obstruida por parte de los funcionarios, dos legisladores manifiestan haber sido impedidos de efectuar su trabajo como parte de la Comisión de Fiscalización y Control Interno, en la obra de construcción de la sede institucional del Gobierno Regional Moquegua (GRM).

Los consejeros regionales, Máximo Ramos Apaza y Javier Flores Arocutipa se apersonaron al promediar las 14:00 horas de ayer hasta los terrenos del Fundo El Gramadal, lugar donde se ejecuta la obra, con el propósito de ingresar y verificar la situación actual del proyecto, cuya fecha de culminación estaba programada para el pasado 19 de julio.

Sin embargo, los responsables de la residencia y supervisión de la obra en todo momento mostraron su renuencia a que los consejeros puedan ingresar, pese a que Ramos Apaza en su calidad de presidente de la Comisión de Fiscalización y Control Interno remitió un documento solicitando la autorización para que se brinden las facilidades.

Adicionalmente, se habría coordinado desde el martes vía telefónica con el coordinador de la obra, Jesús Málaga Poma para que permita la labor de fiscalización de los consejeros. 

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*