Golpes y humillaciones: los abusos en cuarteles policiales y militares Los casos de maltrato a cadetes y suboficiales en instituciones armadas no cesan. El último de ellos involucra a ocho alumnas que fueron golpeadas con un palo por un superior

getPese a que los altos mandos policiales y militares tratan de minimizar las agresiones y humillaciones ocurridas dentro de cuarteles y escuelas de instrucción, calificándolas de hechos aislados, las denuncias por este tipo de maltratos se siguen sucediendo. La última de ellas tiene como protagonistas a ocho alumnas de la Escuela Técnica de Suboficiales de Pucuto en Cusco, quienes fueron golpeadas con un palo por un teniente.

 

El instructor Emerson Suárez Achahui aceptó su falta y fue removido del cargo mientras duran las investigaciones. Sin embargo, este incidente no parece sorprender a unas fuerzas armadas y policiales que cuentan por docenas las denuncias por este tipo de faltas.

 

El rosario de abusos incluye golpes, maltrato sicológico, humillaciones y hasta casos de abuso sexual. Situaciones que la policía se esmera en esclarecer con investigaciones pero que en contados casos concluye con sanciones ejemplares.

 

“Es posible que no todas las situaciones de este tipo sean denunciadas”, señala el sicólogo David Jáuregui en declaraciones a elcomercio.pe. Para el especialista muchas quedan dentro del ámbito castrense y no se dan a conocer a la opinión pública.ABUSOS DE TODO TIPO

En agosto 2010, el cabo Ayambo Sosa, de 24 años, terminó con un juego de llaves en el estómago luego de que el mayor EP Manuel Matos Rodríguez lo obligara a tragarse estos objetos como castigo por haber llegado tarde. El hecho ocurrió en el fuerte militar Fernando Lores Mendoza de la ciudad de Iquitos.

 

Seis meses después, en febrero de 2011, los padres del soldado de iniciales C.A.M.V. denunciaron que su hijo fue violado por varios miembros de tropa en el interior del cuartel Mariscal Gamarra de la 5ta. Brigada de Montaña en Cusco. Días después, el entonces jefe de la Quinta Brigada, general Carlos Vergara, negó el hecho.

 

El siguiente hecho data del 2012. En marzo de ese año, Jefferson Luis Prado Príncipe, alumno del Instituto de Educación Superior Tecnológico Naval – Citen, denunció maltratos físicos por parte de un oficial instructor y de sus compañeros de instituto. Aseguró que “no comía y era víctima de golpes”. Rápidamente, el comandante AP Fernando Valeriano, director de Intereses Marítimos e Información, señaló que no se encontró evidencia de la agresión.En mayo 2013, los cadetes de cuarto año Fernando Carrillo Minaya y Darío Urruchi Horna fueron dados de baja tras comprobarse que maltrataron física y sicológicamente al ex aspirante a cadete Rolf Aliaga Radenovich. Este último denunció que como parte de un proceso de “adoctrinamiento” tras el ingreso a la escuela fue obligado a comer excremento de aves y electrocutado. Ocurrió en la Escuela Naval de la Marina de Guerra del Perú.

 

EN PAÑALES

Las ceremonias de bautizo en las instituciones castrenses y policiales son sumamente famosas. Sin embargo, pese a haber sido prohibidas a inicios del 2013, se siguen registrando en algunas sedes castrenses.

 

En mayo de este año, seis suboficiales del Ejército fueron sometidos a prácticas denigrantes y humillantes en el cuartel del Ejército de Chocope, La Libertad.

 

Vestidos como bebes, solo con pañales, los hombres gatean y beben un líquido en biberones, todo ante la mirada de otros oficiales. Tras la investigación dos altos mandos fueron relevados de sus cargos.El ex ministro de Defensa general(r) Roberto Chiabra calificó el hecho de poco profesional. “Quien se expone a realizar este tipo de acciones denota muy poco profesionalismo. Se expone a ser sancionado y separado de forma inocente, por un momento de alegría y chacota recibe una sanción más grave, que puede acabar su carrera”, dijo en declaraciones a elcomercio.pe.

 

Uno de los últimos escándalos fue el denunciado por la familia del soldado voluntario Edward Suyón Moreyra, que habría sido golpeado y obligado a realizar largas sesiones de ejercicios. La madre del joven indicó que su hijo sufre de epilepsia y aun así sufrió golpes en la cabeza.

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*