Inician consumo de alcohol a los 13 años en Moquegua, en estudiantes de primero a quinto de secundaria

Según estudios realizados en la región Moquegua en estudiantes de primero a quinto de secundaria de colegios públicos y privados, la mayoría inicia el consumo de drogas legales, entiéndase alcohol y tabaco, a los 13 años de edad. Así lo manifestó la coordinadora del Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas (Cedro), Carola Sirvas Aguilar.

 

Además informa que el consumo en exceso de las bebidas alcohólicas genera dependencia y un aumento en los niveles de violencia, a la vez que también está vinculado con el riesgo de padecer enfermedades, entre las que se encuentran la cirrosis, cáncer, tuberculosis y neumonía.

 

Debido a estos datos estadísticos se están realizando campañas de prevención en colegios y asentamientos humanos de la provincia de Ilo; como los talleres informativos y de sensibilización en prevención de drogas con líderes comunitarios, representantes juveniles y vecinos de La Florida, Siglo XXI, Mariátegui y Nuevo Ilo.

 

El propósito es para disminuir el porcentaje de consumidores que inician su consumo a edades demasiado tempranas.

 

La especialista de Cedros, Carola Sirvas, recordó que existe un fácil acceso al alcohol por parte de los menores a través de las tiendas que venden sin ninguna restricción ni control de las autoridades. Es por esta razón que se está desarrollando la campaña “Tarjeta roja”.

 

La campaña está dirigida a establecimientos comerciales de licores, los cuales laboran respaldados por la Ley 28681, que regula la comercialización, consumo y publicidad de bebidas alcohólicas. Tiene entre sus principales objetivos difundir la publicidad que prohíbe la venta de alcohol a menores.image_content_high_48030372_20140529092432

La prevalencia del consumo de drogas legales en los colegios públicos es de 22,9% y en el colegio privado de 51,2%, lo que indica que los jóvenes tienen más medios económicos para comprar sin restricción alguna.

 

Existe una gran dependencia del contexto social en los primeros años de consumo, es decir, los adolescentes suelen fumar en compañía de sus amigos, principalmente inician su consumo por invitación y si compran marihuana, se acompañan de amistades.

 

Consumir marihuana de manera exagerada y crónica genera alteraciones en la memoria y aprendizaje, percepción distorsionada de la realidad, dificultades para pensar, concentrarse y resolver problemas; pérdida de la coordinación y aumento del ritmo cardiáco.

Una muestra de 13,406 escolares de primero a quinto de secundaria en la región Moquegua señala que la prevalencia de consumo de drogas legales es de 22,9% en los colegios públicos y de 51,2% en los privados.

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*