Este sujeto fue trasladadomoquegua-dictan-prision-preven-jpg_654x469 a la ciudad de Tacna para ser recluido en el penal de Pocollay.

Durante la audiencia de prisión preventiva, el fiscal Jeanfranco Pinto sustentó que tras las pericias psicológicas, se advertía que el joven presentaba rasgos de personalidad esquizoide (se caracteriza por ser indiferente a los demás y el aislamiento social). Sin embargo, añadió que se requerían de pericias psiquiátricas para determinar el trastorno.

Solicitó 9 meses de prisión temporal para el parricida y adelantó que podría ser sancionado con una pena de hasta 25 años de cárcel.

Por su parte, la defensa de Cristhian Sosa refirió que este padecía de trastornos mentales y debía ser considerado como inimputable, es decir que no podía ser juzgado. En esa línea, pidió que se disponga su internamiento en un hospital psiquiátrico o que sea investigado cumpliendo reglas de conducta.

Tras valorar la sustentación de las partes, el juez Luis Alberto Palomino concluyó que el acusado sabía diferenciar entre lo bueno y lo malo, y consideró que debido a su falta de arraigo laboral y domiciliario, y al peligro de fuga pues podría ser condenado a 25 años de cárcel, debía ser internado en una prisión para garantizar la investigación.

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!