Justicia en el Perú muestra su peor lado. Fiscalía pide 8 años de prisión para maestros por huelga, Humala está preso, pero encubre por otro lado a Keiko y AG en caso Odebrecht. Encarcelan a unos y a otros los protegen.

El tratamiento diferenciado de la Fiscalía queda al descubierto no solo con los casos de Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia (presos por las anotaciones de Odebrecht), y Keiko Fujimori, quien por lo mismo ni siquiera es citada aún, mientras Alan García tampoco es requerido por la justicia; sino también por la forma en que se afronta las acusaciones a los maestros detenidos en la huelga, para quienes la procuraduría del Ministerio Público pedirá 8 años de prisión.

Cuando la justicia quiere ser presurosa lo es. Por ello está en prisión la expareja presidencial (Ollanta y Nadine) y está en curso las medidas para traer de los Estados Unidos a Alejandro Toledo para que cumpla 8 meses de prisión preventiva.

A Ollanta y Nadine sí le aplicaron la ley con rigurosidad.

A Ollanta y Nadine sí le aplicaron la ley con rigurosidad.

NO INVESTIGAN
Lo curioso es que la Fiscalía no actúa con la misma prisa y efectividad en el caso Odebrecht que involucra a personajes como Keiko Fujimori y Alan García, cuyos casos son denominados como espejos. Sin ruborizarse, los fiscales en vez de investigar encubren y hacen todo su esfuerzo para que el caso se archive.

El semanario Hildebrandt en sus Trece tuvo acceso a la apertura de investigación del fiscal Germán Juárez Atoche y advierte que no plantea interrogar a Jorge Barata, cuyo testimonio permitiría corroborar la declaración de Marcelo Odebrecht sobre los aportes entregados, presuntamente a Keiko y AG.

La falta de interés de la Fiscalía por investigar no solo a Humala y Toledo, sino a todos los que han sido sindicados por el mismo Odebrecht, es una muestra del encubrimiento que el Ministerio Público hace de las acusaciones contra Keiko y Alan García, así lo advirtieron la abogada Rosa María Palacios y el analista Sinesio López.

NO LO TOMARON EN CUENTA
Pese a que Marcelo Odebrecht declaró en mayo último ante fiscales peruanos en Curitiba, Brasil, que su empresa había financiado al fujimorismo en el 2011, los fiscales peruanos (entre ellos Juárez Atoche) que estuvieron presentes y por tanto escucharon esa declaración, simplemente no la tomaron en cuenta.

IDL-Reporteros dio cuenta de esa declaración que inicialmente fue negada por la Fiscalía, pero ahora no tiene más remedio que aceptarla como cierta, y luego, en junio, dio a conocer la anotación en la agenda electrónica de Marcelo Odebrecht que decía: “Aumentar 500 a Keiko”, que da fuerza a su primera declaración.

Las autoridades brasileñas confirmaron que esa nota existe y se lo entregaron al propio fiscal de la Nación de Perú, Pablo Sánchez, quien ante la evidencia de las pruebas no tuvo más remedio que encargar al fiscal Germán Juárez Atoche para que abra investigación, pese a que antes de eso, hizo lo imposible para no recibir ese caso y no investigar a Keiko.

ENCUBRIMIENTO
“Hildebrandt en sus Trece” dice que la resolución que emitió Juárez Atoche para abrir el proceso por ocho meses tiene una omisión que pone al descubierto el ánimo de encubrir a la hija del reo Alberto Fujimori.

Explica que en dicho documento no se menciona la intención de interrogar a Jorge Barata, exdirector de Odebrecht en el Perú. La resolución dice que solo se solicitará nuevamente la declaración de Marcelo Odebrecht, quien ya dijo a los fiscales peruanos que el único que puede confirmar y tiene los detalles de los supuestos aportes a Keiko y otros políticos en el Perú es Barata.

Para Sinesio López la investigación a Keiko debió abrirse desde hace varios meses, al conocerse las declaraciones y anotaciones de Odebrecht, “pero que algunos fiscales, incluido el Fiscal General, habían tratado de negar y encubrir”.

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*