Moquegua ha cambiado. De ser la ciudad más tranquila y apacible del sur, se ha convertido en una zona de obra y construcción. El ruido de máquinas abriendo zanjas, de cortadoras marcando el asfalto y martillos de aire compactando la tierra, es la estridente melodía que acompaña a los moradores del casco urbano.

Pero no es lo único, el polvo y la interrupción de vías, así como los cortes de agua, son problema de todos los días. que se agrava sobretodo los fines de semana. IMG_9131

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!