Captan jóvenes para la prostitución a través de Facebook en Arequipa

imagen-facebook«¿Amiga, podemos conversar?», me pregunta un nuevo contacto que acabo de agregar al Facebook. «Dime», respondo. «Busco amigas lindas para trabajar. Pago de 200 a 600 soles por día». «¿Haciendo qué?», pregunto. «De anfitrionas o damas de compañía», contesta sin tapujos.

 

Según el perfil de su cuenta, se llama Ángela, es de Trujillo y tiene 23 años. En nuestro diálogo no esconde su oficio, el más antiguo del mundo. «¿Debo tener relaciones sexuales con quien salga?», replico. «Sí», responde.

 

Ella trabaja como dama de compañía independiente. Primero lo hizo en Trujillo, luego en Huaraz y ahora en Arequipa. Aquí hace sus propios contactos, pone sus tarifas –entre 100 y 200 soles- y pacta los encuentros. “Por día puedo ganar hasta dos mil soles. Todo depende del número de clientes”, confiesa.

 

Ángela asegura que por día -en la Ciudad Blanca- se ha acostado hasta con 20 personas. Ahora que el tiempo no le alcanza, quiere que otras “nenas” trabajen para ella. Prefiere mujeres entre 18 y 29 años de edad que no sean muy conservadoras.

 

“Quiero chicas ambiciosas. No hay nada que temer: mis clientes son selectos. Todo es secreto y discreto. ¿No crees que el dinero es lo más importante?”, agrega para convencerme. En una segunda conversación, vía Facebook, me dice de forma muy directa cómo funciona el negocio. “Por sexo vaginal tú ganas el 30% de la tarifa, por el anal se cobra el doble y eso es todo para ti”.

 

 

 

CAPTAN UNIVERSITARIAS

 

En los últimos años, las redes sociales y las páginas web han empezado a desplazar a los anuncios sexuales en periódicos.

 

Lo compruebo a través de Ángela. La joven publicó en su muro de Facebook: “Sigo trabajando, mi número de teléfono es (…) Llamen, estoy trabajando”. En minutos, más de 26 varones le piden citas en sus comentarios.

 

Con esta red social, la figura del “proxeneta” que obliga y encierra a jovencitas para prostituirlas ha cambiado. Solo en 2012, la unidad de Secuestros del Departamento de Investigación Criminal (Depincri) realizó 79 operativos para desmantelar redes de prostitución. Sin embargo, no hallaron a tratantes de blancas, solo cerca de 100 jovencitas que ejercían el meretricio de forma voluntaria.

 

La mayoría, según fuentes policiales, eran estudiantes entre 23 y 27 años de edad de la Universidad Nacional de San Agustín, institutos superiores, Universidad Católica de Santa María (UCSM) y en menor proporción de la Universidad San Pablo.

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.