Vie. Abr 19th, 2024

Jorge Álvarez Apaza, monitor ambiental en la ciudad de Ilo, ha cuestionado la participación de Guido Herrera en el Comité de Monitoreo de Quellaveco (CMQ), donde representa a la sociedad civil de Mariscal Nieto. Álvarez Apaza argumenta que, por motivos éticos, Herrera debería renunciar debido a posibles conflictos de interés, ya que también es el jefe de proyectos del Consorcio de Salud de Ilo, la empresa a cargo de una obra financiada por el Fondo de Desarrollo Moquegua (FDM) de Angloamerican-Quellaveco.

“¿Cómo podemos pedir que fiscalice al CMQ?, si es parte del Consorcio, es juez y parte, es incompatible” declaró Álvarez Apaza, quien señaló que estas situaciones socavan la participación de la sociedad civil. Como ejemplo, mencionó el rechazo expresado por la población de Torata hacia Guido Herrera el 29 de febrero. “Los resultados son evidentes con la última intervención en Torata, donde al ingeniero Guido Herrera no lo han dejado participar porque ya está menoscabado este crédito hacia su cargo dirigencial”.

Además, Álvarez Apaza expresó su descontento con el Consorcio representado por Guido Herrera, ya que la obra, consistente en la construcción de la infraestructura del hospital de Ilo para la instalación y funcionamiento del Tomógrafo Computarizado de 128 cortes, aún no se ha entregado. En particular, hizo referencia al incumplimiento del expediente técnico en cuanto al revestimiento interno de plomo que deben tener las puertas de la sala del tomógrafo, debido a su uso de radioactividad.

“Esta puerta no fue muy bien confeccionada y no pasó la supervisión, se ha tenido que sacar esta puerta para poner otra que cumpla con las exigencias. Desde hace mucho tiempo, 6 u 8 meses, que el tomógrafo está encapsulado sin poderlo sacar, porque el ambiente ejecutado con material Drywall, todavía no se entrega” explicó.

Finalmente, Álvarez Apaza lamentó que estos retrasos perjudiquen a la ciudadanía, que necesita el tomógrafo para el diagnóstico de diversas enfermedades. Además, expresó su malestar por el aparente silencio de las autoridades locales y los representantes de la sociedad civil de diversos sectores, comparándolo con la canción Ciega, sordo, muda.

By prensa

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *