Embarazo en adolescentes, un problema en aumento en Moquegua. El embarazo en las adolescentes es un problema social que en los últimos años se ha incrementando en la región Moquegua en un 15%, en edades comprendidas entre los 14 y 15 años; según datos estadísticos manejados por el Ministerio de Salud. Este es un dilema grave porque una adolescente embarazada trunca su proyecto de vida, en muchos de los casos abandona el colegio perdiendo la oportunidad de acceder a mejores oportunidades y es además un problema de salud pública: una adolescente no está física ni psicológicamente preparada para enfrentar el embarazo, el parto ni la crianza. Una madre adolescente es una niña criando otro niño.

Para la docente Luz Marina Huanaco la falta de orientación y comunicación hace que este problema se haya arraigado aún más. “Los programas de televisión exacerban el tema sexual, se transmite en horario familiar, si no hay una persona adulta orientando a ese adolescente, entonces se genera todo este problema”, argumentó.

 

¿Cómo está trabajando el gobierno para revertir esta situación?

 

El Ministerio de Salud (Minsa), al respecto trabaja en programas de prevención del adolescente a través del cual, se brinda a los colegios de la región estrategias de atención integral. “Se trabajan a través de equipos donde se ofrece atención psicológica, nutricional, salud sexual y reproductiva. Además se hace un estudio de pacientes en riesgo donde se trabaja con ellos a través de talleres”, manifiesta Espinoza.

 

El Ministerio de Educación (Minedu) tiene en su currícula un curso denominado Persona, Familia y Relaciones Humanas, que se imparte de 1° a 5° de secundaria, donde se desarrolla temas del aspecto personal, social y sexual . Entre otros temas se aborda “Me conozco y me respeto”, “Desarrollo de la sexualidad”, “Cuido mi salud sexual”, “Autoestima”, “Los valores” y “Mi sexualidad” y “Y si llega un bebé”. Entonces el Minedu tiene un programa específico y detallado donde se le brinda orientación al adolescente de acuerdo a su edad.

 

Sin embargo el problema parece estar en los progenitores. Ambas profesionales coinciden en que en el caso de los talleres que da el Minsa hay un ausentismo de un 50%. “Es un proceso difícil de trabajar con los padres porque no participan, en la mayoría de casos los padres están separados o la mamá y el papá trabajan todo el día”, comentaron.

 

La especialista en educación Luz Marina Huanaco afirma que “la indiferencia de los padres es un tema que también hay que trabajar, pueden trabajar todo el día pero tienen que entender que sus hijos necesitan calidad de tiempo no cantidad, acercares a su hijo y preguntarle cómo le fue. El trabajar todo el día no es un pretexto para no comunicarse con su hijo.

 

Existe una verdad inapelable. La educación y los valores parten y se cimentan en el hogar, el colegio solo refuerza lo aprendido; entonces la responsabilidad recae en cada padre o madre, cada uno debe asumir su compromiso.

 

En esta época donde los adolescentes tienen acceso a todo tipo de información es importante la “orientación” de los padres, comunicarse con sus hijos, ganarse su confianza para evitar que tomen decisiones equivocadas y más temprano que tarde formen parte de una estadística más.Riesgos-del-embarazo-entre-adolescentes

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.