Gobernador de Moquegua Zenón Gregorio Cuevas a más de cuatro meses en el cargo aun no da fuego

El gobernador regional de Moquegua, Prof. Zenón Gregorio Cuevas Pare, no refleja mayores señales de cambio revolucionario, transparente y eficiente, sembrando en el pensamiento colectivo la sensación de una administración improvisada y sin brújula, ahora mas cuestionado todavía por su anunciado viaje a China.
Los aciertos de la gestión del FIRME resultan paupérrimos frente a los mayúsculos escándalos que denotan aprovechamiento, acomodo, concertación, direccionamiento, injerencia y tráfico de influencias, desdibujando la propuesta de gobierno honorable que combate frontalmente contra la corrupción, “venga de donde venga, caiga quien caiga”.
Las investigaciones fiscales abiertas contra el gobernador y funcionarios de su entorno, por presunto abuso de autoridad, nombramiento ilegal, tráfico de influencias y falsedad ideológica, dibujan una realidad desabrida que abona el terreno de la corrupción.
Para colmo de males, además de restarle credibilidad a la injerencia de la hija y del cuestionado Celso Guevara, el gobernante convive con un procurador público investigado y algunos funcionarios condenados, a quienes en lugar de separarlos les ratifica su confianza.
El ex-gobernante Jaime Rodríguez Villanueva, político conservador, derechista y neoliberal, fue concebido como líder de un gobierno mafioso, porque inclusive durante la campaña electoral no dudó en confesar el robo en carretilla; por lo que los hechos ilícitos no representaban mayor novedad.
En cambio, Zenón Cuevas, llegó al poder con el cartel de político izquierdista, revolucionario, anti-neoliberal, socialista, marxista, leninista, abanderado de la moralización, pregonero de la decencia y docencia política; hombre que venía con el sable desenvainado para acabar con la corrupción.
Resulta penoso y grave saber que en la casa de un político zurdo, de origen campesino, hijo del Ticsani, “líder del moqueguazo” y ex-dirigente vacunado contra el virus de la corrupción, se estén registrando actos y hechos que lindan con lo ilícito. De Jamocho se podía esperar cualquier cosa, pero de Zenón ¡no!
EL ROTATIVO

Compartir ahora es fácil... hazlo ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.